martes, 27 de octubre de 2015

Rugby: 11 cosas sobre un deporte en el que no bota bota la pelota

Señores como castillos que se pegan por un melón. Es una de las definiciones del rugby. También está eso de que es un deporte de caballeros jugado por una panda de gente dispuesta a pasarse 80 minutos tirándose al suelo, dejarse las rodillas llenas de costras y dos dientes en cada partido (luego les salen más dientes, es condición indispensable para jugar al rugby, no todo el mundo vale). Luego hay gente que se pasa por el campo para ir recogiendo trozos de los jugadores.


¿Que por qué se pegan? A mí también me llama la atención que señores hechos y derechos (algo deshechos y algo torcidos después del partido) anden todos detrás de una pelota. Y más aún cuando tienen pinta de poder pagarse su propio balón. Y además, tampoco puede ser muy cara, teniendo en cuenta que ni siquiera es redonda. Seguro que tiene descuento o algo. ¿Y por qué se juntan todos a jugar a la versión muy masculina del corro de la patata?


Voy a tratar de entender algo más sobre el rugby que el sábado que viene es la final del mundial. No, no juega ni CR7, ni Messi. Sólo unos señores de Nueva Zelanda (ya va siendo hora de que le cambien el nombre y lo dejen en Zelanda) contra unos australianos. Vamos allá. 

martes, 20 de octubre de 2015

Descubriendo a Colón. 10 cosas que no nos han contado bien… ni mal

No sé porque ahora le ha dado a todo el mundo por meterse con Colón. Personalmente me cae bien. Un tío que lo que más le gustaba era viajar y conocer sitios nuevos. Nos trajo el café. Tiene estatuas por todas partes (aunque algunas las pongan en el puto medio) y algo relacionado con un huevo (desconozco los detalles de qué huevo era). Tendría que documentarme un poco más pero no se puede estar a todo, y seguramente algo haría para que la gente le critique, pero estamos a otra cosa ahora.  


De Colón se dice que era italiano, pero a mí me suena muy español todo lo que hizo. Un día se plantó ante Isabel (la reina) y le pidió dinero para irse a dar la vuelta al mundo. ¡Con un par de cojones! ¡Hola Reina! Que quiero que me patrocines un viaje. Vete tú ahora a pedir pasta a los reyes y ya verás qué risa. Y va la reina y se lo da. Y ni corto ni perezoso (que expresión tan bonita) se va a hacer las Américas (como las folclóricas). Sin Google, ni maps, ni nada. Y sin poder preguntar a nadie por el camino. Y nada de gomina, ni ropa de marca… ¿Cómo va a ser italiano?


Me quedan muchas dudas sobre este hombre y su historia. Voy a consultar algunas fuentes y en un rato vengo para contaros lo que he podido averiguar sobre Colón. No descarto que haya película sobre el tema. Depende de lo que encontremos en la fuente.

Os dejo unos minutos musicales y cosas de fuentes.



martes, 13 de octubre de 2015

Las 40 no joden, pero atormentan

¿Os habéis dado cuenta que número tan redondo? Y que sirve para un montón de cosas. Para jugar al tute, a la brisca, para tener una crisis, para que la gente de la radio ponga siempre la misma música (los 40 siempre iguales), y los ladrones, que eran 40… nada más. Si contáramos los que hay ahora, nos faltaban números.


Pero vamos al lío. El título del post es por aquellas cosas que molestan un poco. Tampoco es que te arruinen el día, pero que si no te pasan, miel sobre hojuelas (ni puta idea de lo que quiere decir, pero creo que es algo bueno).

Si 10 es decena… 40 es cuarentena ¿no? Pues vamos con la cuarentena


martes, 6 de octubre de 2015

Me gusta, no me gusta, esta sí, esta no y otros botones de Facebook

Como si no hubiera habido suficientes artículos sobre Facebook y el me gusta, no me gusta, me quiere, no me quiere, yo también voy a dar mi opinión. Ya sé que no me va a hacer mucho caso el señor Zuckerberg, pero hay que intentarlo. Por cierto, que vaya apellido se gasta el chico éste que inventó el Facebook. Parece un nombre de enfermedad de los nervios. "No puedo dormir y me cuesta mucho estar quieto en ningún sitio… Tiene usted el síndrome de Zuckerberg... eso, o debería dejar la cocaína".


A lo que vamos, que os distraéis con cualquier cosa. Ahora en los post de Facebook puedes poner un me gusta, que es una mano como si estuvieras haciendo autostop, un comentario, que ahí eres libre para poner lo que quieras (aunque jajaja o lol son muy socorridos para decir algo sin decir nada… te he visto y no te has reído), o compartirlo con el mundo entero, o con tus amigos.

Se han vertido ríos de tinta (que tópico tan horrendo y tan poco ecológico) sobre el tema. Que si hace falta un botón de no me gusta, que si no,  que si sí (Emperatriz), que bueno vale, que me lo estoy pensando, y así se va pasando el tiempo sin hablar de los botones que de verdad hacen falta.

Vamos allá