lunes, 1 de junio de 2015

Veinte cosas que pasan siempre

¿No os llama la atención que el cumpleaños siempre caiga en el mismo día? Y ya para rizar el rizo (algún día hablaré de frases típicas) que también coincida el mes. Aquí hay tema para la gente de Cuarto Milenio La gente, la mayoría de la gente, tiene la costumbre de cumplir años cada cierto tiempo, y a mí me parece muy sospechoso que sea cada 365 días.


Hay algunos que, incluso, hacen coincidir sus cumpleaños con un sábado, para poder celebrarlo con sus familiares y amigos. Esto ya me parece demasiado. Tengo que confirmar el dato, pero es, cuando menos, sospechoso.


Sin en cambio (prometo que sigo oyendo a gente decir esto), sí que hay cosas que siempre pasan, situaciones que no cambian. Vamos con ellas.


Cierras los ojos y… ¡No ves nada! Te parecerá una chorrada, pero eso es así. No prometí contar cosas extrañas, son cosas que pasan, y pasan siempre… Pero vamos a hablar un poco más en serio.


1.- Las cosas se arreglan solas. El ordenador, el coche, cualquier cosa, se arregla en cuanto ven al informático o al mecánico o al señor arreglador de cosas. A mí me pasa lo mismo cuando me duele una muela. Con tal de no ver al dentista deja de dolerme todo.

2.- Los políticos siempre ganan en las elecciones. Da igual que hayan perdido todos los votos, un escaño o el móvil. Siempre ganan. Que si son los mejores, los más votados, los que más confianza generan, los que más amigos tienen en su barrio, los más chorizos… 


3.- Tras la tempestad, viene la calma. Es lo que tienen los tiempos “tempestosos”. Que se acaban. No hay mal que 100 años dure, y el tiempo todo lo cura… Mira el jamón por ejemplo.


4.- Si pone No tocar, la gente toca. Siempre. Tu pon una señal de prohibición y como si invitaras a la gente a hacer lo contrario. A que incumplan la ley. Tú fíjate la de veces que te han dicho que no te toques cuando eras joven y te tocabas. Porque te tocabas. No hace falta que respondas, pero todos sabemos que te tocabas.


5.- No te manchas nunca hasta que te ensucias. Lo único que hace falta para que algo se ensucie es que estuviera limpio. Y cuanto más limpio, más posibilidades de que se manche. Podría ampliar algo más esta teoría, pero es que todavía me queda explicar unas cuantas más cosas que pasan siempre.

6.- Los pájaros y los cristales. Siguiendo con el tema de las manchas, vamos a tratar el tema de los pájaros y su fijación con las cosas que se acaban de limpiar. Cualquier objeto que tenga un cristal (coche, edificio, gafas) es susceptible de recibir la visita de los pájaros. Y no cualquier tipo de visita. Ya me entendéis. Malo sería que te cagara una cigüeña en las gafas, pero un gorrión… 


7.- Deja de estudiar un tema y entrara en el examen. La pregunta que no te hayas estudiado y que pienses. “Esto no entra seguro”. ¡Error! No entraba en tus planes, pero en el examen…

8.- Paraguas y lluvia. El paraguas está disponible siempre, y tú lo llevas en caso de lluvia. ¿Dónde? Seguramente en otro continente o al menos en otro país. Llover, llueve, pero en otro sitio. Ahora bien, olvídate el paraguas y ya sabes lo que hay. Mirá Noé… ¿llevaba paraguas?


9.- ¿Cómo es posible que no vieras el…? Termina la frase como quieras. El agujero, el bache, el hoyo, el mueble, el otro coche… Pues no lo has visto. Pero en cualquier accidente siempre hay alguien que te dice que cómo es posible que no lo vieras… Pues sí es posible, de hecho, es lo que tienen los accidentes.

10.- Más ridículo, más gente. A mayor número de gente más posibilidad de que te pase algo ridículo. Es directamente proporcional a la cantidad de gente que te está mirando. Y probablemente termines siendo estrella de Youtube. 


11.- Para que se entere todo el mundo… dilo bajito. No, no me he equivocado. Piénsalo… ¿Ya? Para que no se entere nadie, mejor no lo dices. Pero basta que lo digas muy, muy bajito, para que se enteren todos…


 12.- Ascensor que no asciende. Prueba a llevar dos maletas. O la compra de la semana. O llevar muletas. Pues el ascensor no funciona. Nanay de la China (me pregunto si alguien en China utiliza esa expresión).

13.- Empujar/Tirar. Vas a hacer lo contrario de lo que ponga en la puerta. Y da igual que lo ponga en inglés. Lo del push y pull pasa igual. Haz lo contrario de lo que piensas, y dará lo mismo. Es como lo de meter un USB en el ordenador. Siempre lo harás al revés. 


14.- Baterías, pilas, cargadores… Los enchufes de los políticos funcionan siempre, pero trata de encontrar pilas, o un cargador o una batería. La electricidad está en tu contra. No es nada personal, va en contra de todos. Y ya la factura de la electricidad aún más.

15.- No hace falta reservar… ¿Seguro? ¿Cuántas veces te han dicho que no hace falta reservar un restaurante y te has quedado sin mesa? ¿O esas veces que reservas dos meses antes y llegas al restaurante y aquello está más vacío que la biblioteca de la casa de Gran Hermano?

16.- Llámame cuando quieras. Dices a la gente que te llamen a cualquier hora, y va la gente y te llama por la noche o de madrugada… No se dan cuenta de que te referías a la hora que no te despertaran, que no te pillaran comiendo o que no te molestaran. 


17.- Te has perdido lo mejor. En el momento en que te vas de una fiesta es cuando mejor se lo ha pasado todo el mundo. Apaga la tele y empezará la mejor película de la historia. Eso es así, desde los tiempos inmemoriales.

18.- A leer de nuevo. Estás leyendo un libro y te das cuenta que llevas 5 páginas sin haberte enterado de nada. Lo mismo pasa con las películas que les gustan a los críticos, pero durante 2 horas. 


19.- No encontrar la palabra correcta cuando más la necesitas. Y siempre es la palabra más importante de la frase y te quedas clavado en la jodía frase por una palabra. Mira que tenemos vocabulario en el diccionario, pues te falta una y no hay manera de arreglar el discurso ;)


20.- Me preocupo cuando me dicen que no me preocupe. A lo mejor esto me pasa a mí solo, pero quería compartirla con vosotros. Y si es la primera frase que te dicen, me preocupo aún más. ¿Es preocupante?


Si te ocurre algo más, llama al número que aparece en pantalla. A cualquier hora. De verdad. No me importa que me despiertes… ¿Qué? ¿Que no hay número? Pues entonces, déjame un comentario en el blog, que ya cuando me despierte, ya te contesto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por leer el blog y dejarme un comentario!