martes, 23 de diciembre de 2014

El pequeño Tim y otros once personajes que no conocías hasta que les viste en las películas

Probablemente es uno de los títulos más largos que haya escrito para un post. Otros, con menos, te escriben un libro de autoayuda (que son esos libros que escriben los autores para ganar pasta, de ahí la autoayuda).


Ya os comenté que en el cine hay muchas cosas que no son verdad. Pero también hay muchas que son ciertas y que nos han servido para conocer a algunos personajes que, al menos, en mi barrio, no existían (también es verdad que mucha gente de mi barrio no salía en las películas y seguro que dan para una trilogía).

Vamos con estos personajes que no puedes encontrar en tu barrio pero que tuviste el placer de conocer a través de las películas. (¿Véis? Siempre puede haber alguien que alargue las cosas. Y no hablo del “yesestender”) 


martes, 16 de diciembre de 2014

¿Y si viviéramos dentro de un periódico deportivo?

Probablemente no hayáis leído nunca el AS o el Marca o cualquier otro ¿periódico? deportivo. A lo mejor, tampoco habéis dedicado demasiado tiempo viendo lo interesante que es la sección de deportes de las cadenas de Televisión. Puede que nunca hayáis escuchado a José María García, ni a su amigo Jose “Marrón Marimorena” o a los Manolos (a los de “olmailovin” no. A los que cantan peor todavía). Y eso que salís ganando.


Y es que en este tipo de programas son un poco exagerados. Es como la Casa de Gran Hermano. Todo lo magnifican. ¿Que Messi se corta el pelo? Es noticia. ¿Que Cristiano Ronaldo se depila las cejas? 2 horas para explicar cómo se llama el “depilady”. ¿Que han encontrado al peluquero de Simeone? ¡Que lo vuelvan a encerrar! Y que no lo suelten hasta que aprenda a cortar el pelo. 


Y es que estos señores son un poco cansinos. No me refiero a CR7, Messi o Simeone…, o también, ¡Qué diantres! (¿Pensabais que esta expresión solo se podía utilizar en las novelas de piratas o por Mortadelo o Filemón?). Se pueden tirar semanas discutiendo sobre si el gol fue en claro fuera de juego o lo metieron con la mano o si el árbitro debería haberse divorciado de su esposa por llevar las mechas californianas (que no sé lo que son, pero creo que es razón suficiente para divorciarte de alguien).

Yo hace tiempo que me quité (las mechas también) y lo que de verdad me interesa es el partido. Todo lo que hay detrás, delante, durante, bajo, cabe y dios mediante, me sobra. Y los balones de oro, las botas de plata, el post-partido, el pre-calentamiento, las declaraciones del segundo taquillero… Pero ¿os imagináis que pasaría si todo fuera como el fútbol? A ver si os lo puedo explicar. 

martes, 9 de diciembre de 2014

¿Jura decir la verdad? ¿Puedo pedir el comodín de la llamada?

Nunca me han preguntado si juro decir la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad. La verdad (qué facilidad de palabra ¿eh?) es que no sabría muy bien qué contestar. Y eso que yo no soy muy mentiroso. Lo normal. Ni tanto como un político en campaña, ni tan poco como un niño borracho (igual la frase es diferente, pero es algo de niños y borrachos y decir la verdad).


Y es que todo el mundo miente. Pocas o muchas veces, pero todos lo hacemos. Pueden ser mentiras piadosas o, de las de ir al infierno de cabeza. Todos. Los niños que no han bebido, las señoras mayores con cara de buenas personas (Paul McCartney incluido), los de izquierdas, de derechas, los altos, los bajos y los que beben Coca-Cola. 


Para que no creas que te engaño, te voy a poner algunos ejemplos. Vamos allá con las Edades del Hombre, de la Mujer y las mentiras...  

martes, 2 de diciembre de 2014

Despreciados sin fronteras

Hace tiempo leí en El Mundo Today, uno de los medios online que menos mienten, una noticia que me dejó meditabundo. No os preocupéis, he ido al médico, y me ha dicho que no es nada; que meditabundo significa que me dejó cavilando, pensando y meditando en silencio. No confundir con meditamundo, que se refiere al que está cavilando, pensando y meditando en silencio, pero fuera de su país, en otro sitio.


La noticia en cuestión era que una taza de café sospechaba que había sido pedida solo para poder pasar al lavabo del bar. Me dio muchísima pena pensar en aquella taza. Utilizada, con una vida que podría no haber tenido sentido. Lo peor de todo es que no es un caso aislado, y no son sólo tazas de café. También los vasos de agua han sufrido esta injusticia en algún momento. Gente sin ninguna consideración por los sentimientos de los demás. 

Ya sé que es un grito en el desierto y que muy poca gente compartirá este sentimiento, pero al menos, desde aquí, quiero homenajear a todos esos objetos que en algún momento se han visto utilizados, o rechazados por la sociedad, y que sienten que su vida no tiene sentido. Va por vosotros, DESPRECIADOS SIN FRONTERAS. 

martes, 25 de noviembre de 2014

Nicolás y yo. Nicolás es pequeño, peludo, suave...

No os lo vais a creer, pero me ha llegado una carta de Francisco Nicolás Gómez Iglesias. Una carta de las de verdad. De las que llevan sello y un señor cartero la mete en el buzón. El buzón es eso que se abre con la llave pequeña… Ese sitio en el que siempre hay folletos con comida china y pizza (folletos también, no pienses que te entregan la comida allí), extractos del banco, publicidad y alguna factura de Doña María del Carmen Rodríguez González (siempre se equivocan y lo meten en mi buzón). 


Es probable que no sepáis quién es el tal Francisco Nicolás, pero sólo si no vivís en España o sois de otro planeta. En caso de que alguno leáis el blog desde otro país o planeta, en este link podéis saber algo más de él. ¿Qué por qué recibo una carta suya? Pues aquí viene la parte misteriosa.

Me pone en conocimiento (sí, es un poco redicho el jovenzuelo) que en el caso de que escribiera en el blog Un Cigarrito y a la Cama sobre él, se verá en la obligación (como si no tuviera más remedio) de llevarme ante los tribunales por vulneración de su derecho al honor e intimidad y propia imagen. A continuación indica los artículos de una ley orgánica con su introducción, capítulos, disposiciones derogatorias y demás cosas que tienen las leyes orgánicas que no os adjunto porque son muy aburridas y no os quiero hacer perder el tiempo. Como no entendí nada de lo que ponía, llamé al teléfono que tenía en el membrete (que no es un miembro pequeño, sino la información impresa en el papel de la carta). 


¿Queréis que os cuente cómo ha ido la conversación? Pues vamos allá.

martes, 18 de noviembre de 2014

El gordo, Antonio y su bar y otras cosas para guardar

Si habéis entrado al blog pensando que es el título de una peli porno, ya lo siento, pero tendréis que seguir buscando por lo largo y ancho del “Internez”. Tampoco os va costar mucho encontrar páginas de señores y señoras desnudos, pero si tenéis un rato, pues se agradece que os quedéis. Y para que no penséis que habéis hecho el viaje en balde (que incómodo tiene que ser viajar en un cubo), ya os pongo una foto de una película subida de tono (así llamaban a las películas en las que se veía a personas en paños menores y a veces, sin paños ni nada).


Para los que seguís leyendo a pesar de que no vamos a hablar de cosas eróticas, os advierto que tengo cierta tendencia a la dispersión. Empiezo a escribir y me cuesta ir al grano. Avisados quedáis. 

A lo que vamos… El título del post de esta semana tiene que ver con el anuncio de la lotería de navidad que trata de un señor “apenao” al que le dice su esposa que baje al bar (olé por la mujer) de un señor gordo y resulta que le cobran un pastizal por un café y se pone tan contento y sale en la tele dando un beso a su señora y luego dicen algo de compartir… Igual no lo cuento bien y es mejor que lo veáis en el “lliutú”. 


¿Ya os habéis secado los mocos con la manga y vuelto a maldecir a esa mota de polvo que se os ha metido en el ojo (por que llorar, no habéis llorado)? Pues a partir de aquí, ya sólo voy a hablar de gente buena, que los malos ya salen en el telediario a todas horas y todos los días.

martes, 11 de noviembre de 2014

La gente pudriente o qué habré hecho yo para merecerme a éste

Antes de seguir escribiendo vamos a aclarar el título. No hay ninguna errata. No quiero meterme con la gente de posibles o pudiente. En el post de esta semana quiero hablaros de la gente “pudriente”. Otros le llaman tóxica, pero yo preferiría ni llamarlos, porque de todas maneras, van a venir igual.


Seguro que hay mejores definiciones de este tipo de gente y los señores psicólogos, psiquiatras, psicópatas y Paulo Coelho (que sabe de todo y por el que siento aprecio… poco, pero aprecio) ya lo habrán explicado mejor. Yo los definiría como esa gente que está puesta ahí para hacerte la vida más difícil. 

Si no fuera porque estamos en crisis, diríase que los pone el gobierno o el ayuntamiento o quién quiera que mande, para dar por saco. Mucho peor que un político. Con esto ya lo digo todo.


Vamos con algunas características de estos señores y señoras (que de todo hay en la viña del señor) que te vas a encontrar, quieras o no. ¡Corre!

lunes, 3 de noviembre de 2014

El avión: tragicomedia en tres actos. Segunda y tercera parte

¿Por qué hacer las cosas fáciles pudiéndolas complicar? (Esta frase se la podéis atribuir a cualquier español. Así “semos”, nos gusta lo difícil).

Que he pensado que en vez de hacer tres posts sobre los aviones, hago dos y así confundo al personal. 

A ver si os lo puedo explicar. Son tres partes, pero las divido en 2 para… ¡Jodé! ¿os habéis tragado lo del espíritu santo y las tres personas sin rechistar y esto que es más fácil necesita tanta explicación? 


Pues eso, que aunque sean tres partes, las dos segundas partes las juntamos en un solo post. La primera parte ya está disponible en quioscos y estancos aquí (mejor pinchar en el link que igual en el quiosco no os entienden). Vosotros seguid leyendo y ya os explico sobre la marcha. 

lunes, 27 de octubre de 2014

El avión: tragicomedia en tres actos. Primera parte

Hace ya tiempo os contaba en el blog los tipos de gente que podías encontrarte en un avión. Me encantaría haceros un resumen, pero, mejor lo leéis, que os estoy acostumbrando muy mal y os estáis volviendo unos señoritos.

Esta semana os cuento algunas de las cosas que pueden pasarte viajando en avión. Y lo voy a dividir en tres actos. ¿Por qué en 3 actos? Me parece que pasan muchas cosas antes de subir al avión (casi más que dentro del avión), y luego durante el vuelo y a la llegada al aeropuerto. ¿Por qué no lo divido en más actos?


¿No están siendo demasiadas preguntas? ¿Os digo yo a vosotros cómo tenéis que hacer las cosas? Pues ya está, que además de señoritos, sois un poco preguntones. Vamos allá, antes de que sigáis con el examen…

¿A que soy buen actor y parece que me he enfadado?… Mejor no contestéis J



martes, 21 de octubre de 2014

Yo te declaro culpable e irresponsable

Una canción de Gabinete Caligari le echaba la culpa al cha cha chá. Otra de los Jackson 5 se la echaba al “bugui” (vete a saber qué es lo del bugui, pero no tengo  presupuesto para ir a Estados Unidos a preguntárselo a los otros 4 Jackson que quedan).


Y el resto del mundo le echa la culpa al otro medio. El caso es que nadie es responsable. Porque esa es otra, una cosa es quién tiene la culpa y otra es quién es responsable. Parece lo mismo, pero no lo es. Pero tampoco vamos a tener un momento Paulo Coelho y empezar a hablar de responsabilidades. La gente no es responsable nunca, siempre hay otros responsables y culpables. La culpa es siempre de otros ¿verdad?


Vamos a ver si me explico y encontramos a los culpables.


martes, 14 de octubre de 2014

10 Cosas difíciles de explicar.

Si esperáis que os explique el origen del universo, de dónde venimos, a dónde vamos, qué número de la lotería saldrá este año, cómo tienen tanta caradura los políticos, ya sabéis; lo que de verdad importa, no estáis de suerte.



No os voy a engañar. No tengo ni idea de las respuestas. Ya dediqué un post a las grandes preguntas de la humanidad, pero creo que no eran las que estabais esperando. Vamos a probar de nuevo y ver si me podéis echar un cable y entre todos desfacemos entuertos (no tengo ni idea de lo que significa, pero suena antiguo y me hace parecer culto). 

Yo sólo os voy a proponer cuestiones, algunas históricas y otras que no tienen la mínima importancia (casi todas) que son difíciles de explicar. Vamos a por ellas. 

martes, 7 de octubre de 2014

10 cosas que nunca pasan hasta que pasan

¿Nunca te ha pasado que cosas que nunca suelen pasar pasan más a menudo? Vamos a empezar de nuevo, que creo que no me estoy explicando bien. Llevas mucho tiempo sin que te suceda algo y esto mismo se repite varias veces en muy poco tiempo. Creo que no lo he arreglado.


A ver si poniendo un ejemplo es más fácil. Acabas de arrancarte un padrastro en un dedo (mal hecho, pero todos lo hacemos. Ya estamos con el mal de tontos, Consuelo Berlanga, o algo así). Y duele. No es como dar a luz, pero duele (no puedo comparar, pero dicen que duele). Pues bien, las posibilidades de que te des un golpe en esa parte de la mano se multiplican por mil. Y mira que tenemos otra mano. Y que en la mano mala, tenemos muchos dedos (igual muchos es una exageración). Pues todos los golpes van a parar al dedo. Y más concretamente al puto padrastro (seguro que la Cenicienta cuidaba más su vocabulario y eso que la madrastra era mala, malísima, y se parcía a Pitita Ridruejo).


Me he explicado mejor ¿no? Pues de eso quería hablaros. De esas cosas que nunca pasan, hasta que pasan. Vamos con más ejemplos.

martes, 30 de septiembre de 2014

¡Qué haríamos sin vosotras! 10 cosas que existen gracias a las mujeres

¡Menuda historia! ¡Qué injusta ha sido con las mujeres! Los historiadores venga a hablar de señores que han hecho poco, tirando a nada. Por ejemplo, la de reyes que hay en los libros de historia. Todos con el mismo nombre, pero con su numerito (como las señoras mayores en el mercado… cuando no se cuelan). Felipe I, II, III, VI (el del Atleti Ortiz) y González (no es rey pero vive mejor que ellos), o Papas... Hay hasta 16 Benedictos y 23 Juanes... ¿Y las mujeres qué? ¿Cuántas Juanas famosas hay? Sólo dos. Una que terminó loca del todo y la otra, la del arco (y sin flechas), quemada en la hoguera. Qué malamente se portan con las mujeres.


Como os iba diciendo, no se ha dado importancia al papel de la mujer en la historia. Han pasado de vosotras completamente. Si no fuera por las mujeres, el mundo sería muy distinto. Y no es sólo con vuestro papel de madres, que también. Es mucho más que eso. Y como alcalde vuestro que soy, os voy a dar la explicación que os debo.


Imaginad por un momento que los hombres pudiéramos reproducirnos por esporas, o fuéramos ovíparos (me refiero a los huevos. Para el caso que nos ocupa da igual el derecho o el izquierdo, el primero que se cayera). Que no hiciera falta un papá que polinice a una abeja y que se zumbe a una flor y la mamá huela la flor… (creo que tengo que repasar el tema). Pues andaríamos todavía a cuatro patas y guerreando unos con otros, liados a bastonazos y sin depilar ni nada.


Vamos con la explicación que os debo.

martes, 23 de septiembre de 2014

10 cosas que quiero que tenga mi próximo teléfono móvil

Hace menos de un mes que presentaron un teléfono que revolucionará el mundo mundial (como otros 200 antes que éste). Y es que es más grande y puedes hacer fotos y montar a caballo, y te puede llamar todo el mundo (no le veo la ventaja) y ver la tele y además tiene en la parte de atrás una manzana a medio “mordiscar”. Y la gente hace cola para ser el primero en tenerlo (como te lo cuento Mari. Yo también flipo. Aunque esperes días y noches y estés sin dormir a la puerta de la tienda, ¡Hay que pagarlo! Y tampoco serás el primero en tenerlo).


También hay gente que no va a comprar este teléfono. Bien porque no les gusta, o sí, pero no tienen pasta, o sí la tienen, pero es para otras cosas, o… (y así sustantivamente) y le sacan todas las pegas del mundo. Que la pantalla es muy grande, que yo la tengo más pequeña, que con lo que tengo, me sirve, que si el mío tiene más voltios, que tu batería es peor que el profe de inglés de Ana Botella, que si el teclado no tiene ñ. Y nunca llegarán a un acuerdo.

El teléfono perfecto aún no está inventado, pero yo tengo claro lo que quiero para mi próximo móvil. Los que hay ahora están bien, con todos sus números y letras y su cámara para hacerte fotos por delante y por detrás (¡Por favor, parad ya con las retrataciones!) y con más memoria que una banda de rencorosos, pero aún faltan cosas. A saber:    

martes, 16 de septiembre de 2014

La vuelta al cole o las 16 cosas que recuerdo de la escuela

Lo de la vuelta al cole ya os lo habrá recordado el atasco, los autobuses escolares, el “forramiento” o “forración” de libros, los mil y un reportajes de las televisiones con niños con mochilas de 200 kilos, el precio del material escolar, la señora con 4 hijos quejándose de que no le llega para el uniforme de todos…(de todos sus hijos. ¡Pobre mujer! Si encima tuviera que comprarlos para todos los niños de España).


He preferido retomar un clásico, y eso que había chicha esta semanas para hablar de otra cosa. Por ejemplo que hay un teléfono nuevo en Madrid. Que el reloj de Apple no se presenta a las elecciones de alcaldesa. Que nos han dejado un Botín enterrado en El Corte Inglés. Que Escocia y Cataluña se van a vivir juntos...

Hay gente a la que le cundió lo de ir a clase y se acuerda de muchas cosas. En mi defensa diré que yo iba al cole cuando Jordi Hurtado aun no trabajaba en la tele. Pero sí que aprendí algo. Allá van las 16 (no creáis que pongo 16 por que no se me ocurrían más. Bueno sí, y porque si no iba a ser muy largo, pero no se lo contéis a nadie). Allá vamos con las cosas que aprendí en el cole. 

martes, 9 de septiembre de 2014

Los guiris II: todo lo que crees que sabes sobre ellos y no tienes ni idea

Decíamos la semana pasada en el capítulo 1 que los guiris no saben nada de España y que lo poco que conocen son los estereotipos. También hicimos una encuesta (quien dice hacer, dice inventársela) sobre lo que sabemos los españoles sobre otros países.

En esta segunda entrega (ya sabéis que en septiembre se venden todos los colecionables. Yo regalo los fascículos. Las tapas que cada uno se las pida en su bar habitual) seguimos hablando de las cosas que conocemos de otros países y sus habitantes (no, de todos no, así en general, que si no me va a quedar un post muy largo). 


Vamos con otros países y sus cruces de caminos y crisol de razas (es de esos tópicos que siempre quise incluir y que no me cuadraba en ningún sitio). Aquí tampoco pero ya no hay vuelta atrás:


martes, 2 de septiembre de 2014

Los guiris: esos incultos de los que no sabemos casi nada

Cuantas veces nos quejamos de que los extranjeros sólo se quedan con los estereotipos de España. No todo el mundo baila sevillanas y canta la Macarena, ni corre delante, o detrás de los toros. Tampoco nos pasamos el día tirándonos tomates, ni nos alimentamos a base de tapas, paella, gazpacho y sangría. Ya nos gustaría pasarnos la tarde durmiendo la siesta y luego, a ver el fútbol. Lo del fútbol sí es verdad en muchos casos. Podemos estar leyendo el Marca y el As y ver todo el día programas en los que discuten sobre si Messi es bajito o Cristiano Ronaldo se depila las cejas a diario o todos los días (o diariamente).


Y es que los guiris no saben que tenemos más deportistas que los que juegan en el Barça o en el Madrid, o los hermanos Nadal y el tenista Gasol (al final me voy a liar). Penélope Cruz y Javier Bardem no son los únicos actores que salen en las películas de Almodóvar. Sí, en España hay más cantantes y mejores que los de la familia Iglesias (como les dé por cantar a todos los hijos de Julio Iglesias, ríete tú de los Sabandeños).

Los Sabandeños (sólo pudieron ir unos pocos. El resto estaba de comunión)

Pero sería injusto echarles la culpa a los guiris. ¿Qué sabemos nosotros sobre sus países y costumbres? He hecho una encuesta, como las que hacen los periódicos de verdad (inventándoselo todo, pero sin darme tanto pisto) para ver qué pensamos y conocemos los españoles sobre otros países. Vamos allá:

martes, 26 de agosto de 2014

10 consejos para llevarnos bien. Carta de una maleta.

¿Cómo te sentirías si te metieran todo el año en un lugar oscuro junto a un montón de trastos? Sin ventilación, sin luz. ¿Tan fea me he vuelto que no quieres que nadie me vea? Bien que presumías hace poco cuando me compraste. Ya nada es como antes. Me ponías esos plásticos para protegerme de esos señores que nos golpean en los aeropuertos. Ahora, ni plásticos ni nada. Si me araño, a tí da igual. Me empujas, me tratas sin respeto… Ya sólo te sirvo para meter esa ropa espantosa (que por  cierto, tendrías que renovar. Te queda estrecha y está pasada de moda), para guardar ese neceser lleno de cremas antiedad, antiarrugas y antiestéticas, y a la vuelta de tus viajes… llenarme de “suvenires” horrendos.

Dices que me llevas a conocer mundo. ¿Mundo? Del aeropuerto al autobús, o al taxi y de ahí al hotel. ¡Que sí! Que te preocupas por mi peso constantemente. Eso es verdad. ¡Pero lo haces por no pagar más! Esto no hay quien lo soporte. El día menos pensado, me planto en la puerta y me voy.



Perdón. Voy a presentarme. Soy tu maleta y represento a todas las maletas del mundo y esta carta es para que sepáis cómo nos sentimos. Dueños de maletas, estamos hartos de la manera en la que nos tratáis. Exigimos un trato digno o nos veremos obligadas a perdernos en el próximo viaje. ¿Ahora sí os preocupáis no? Nos odiáis, pero lo que más miedo os da es que nos pierdan en un vuelo. Pues, os vamos a decir la verdad. No nos pierden. ¡Nos escapamos! Estamos hartas de vosotros. Si no queréis perdernos, aquí está nuestra lista de reivindicaciones.



martes, 19 de agosto de 2014

Historia de la música toda junta sin fascículos ni nada

Ya sé que se ha escrito mucho sobre música. Hay suficientes libros, enciclopedias, wikipedias, páginas webs, libros, revistas, discos, casettes y CDs sobre el tema (Cómo hilo ¿eh?). También tengo claro que no soy un experto en la materia, pero mira, los ministros tampoco saben lo que hacen, y ahí les tienes. Y además, yo lo hago gratis.


Creo que es necesario hacer una revisión de los diferentes estilos musicales. Hay mucha confusión entre géneros y, aunque tampoco os voy a sacar de dudas, vamos a dar unas pinceladas. Sobre la historia, lo sabemos casi todo. Básicamente podríamos resumirlo en:

martes, 12 de agosto de 2014

10 cosas a tener en cuenta cuando sales al extranjero

¡Qué manía con salir fuera! Con lo bien que se está en casa, entendiendo a todo el mundo, con la comida que te gusta, con las mismas costumbres… Pero nada, que os gusta sufrir. Y quejaros. Porque según se desprende de un estudio que me acabo de inventar (como los periódicos, pero yo lo digo claramente), el 90% de la gente que sale al extranjero es para quejarse y volver diciendo que como en casa en ningún sitio.


A pesar de eso, salimos, y cada vez más. Y algunos aprovechan para dejar dinero en esos países que tanto lo necesitan. Y como son tan generosos, se les olvida que el dinero está allí. Por ejemplo en Suiza… Pero eso es otra historia.


Como no os quiero cabrear más con el tema del dinero y acabo de volver del extranjero, he pensado en dejaros unos consejos (inútiles, pero consejos al fin y al cabo). Lo bueno es que son gratis, y sirven para, casi, cualquier lugar del extranjero (tampoco os pongáis exquisitos y empecéis a poner pegas antes de leer, que os conozco).

Vamos allá.


martes, 22 de julio de 2014

10 cosas que haces cuando todos te ven

En el capítulo anterior de Un Cigarrito y a la Cama hablábamos de aquellas cosas que todos hacéis cuando nadie os ve. Hoy vamos a ver esos momentos “carrito del helao”, también conocidos como “Evaristo que te he visto”, o “pilladas in fraganti” (que creo que es un restaurante italiano muy famoso en el que sorprenden a un montón de gente haciendo cosas que no deben). 

Hace muchos, muchos años (2) hablé de esos momentos en los te encantaría que te tragara la tierra. Todavía era un tierno infante contándoos mis intimidades. En este post voy a contar cosas parecidas, pero que os pasan a vosotros. Nada que ver conmigo. O sí. Bueno, no... ¡Yo qué sé! ¡Dejadme en paz! Vamos con las tops pilladas.  


martes, 15 de julio de 2014

10 cosas que todos hacéis cuando nadie os ve

No os voy a cantar lo de Alejandro Sanz. Básicamente porque este chico hace cosas muy raras cuando está solo. “Cuando nadie me ve, puedo ser o no ser” como el gato de Shrong, Shoridn, ¡Coño! El puto gato que no sabemos si está o no está… “No me limita la piel”, ahí ya me ha perdido del todo. Igual vosotros le entendéis mejor que yo, porque aparte de dar volteretas, no pillo nada de lo que dice. Por si no sabéis de qué os estoy hablando, aquí os dejo la canción del señor Sanz.



Yo os quería hablar de las cosas que hace la gente cuando está o cree que está sola. Y no, no va a ser un cacaculopedopis, o miramientos o tocamientos (propios de uno mismo, o de otros y sus “instrumientos”). Y digo la gente como si yo no las hiciera. Y así es. Yo no he hecho nada de lo que a continuación se expone (conscientemente). Son cosas que lee uno en Internet, y en los libros, y lo que cuentan en la tele… Y es que hay gente que hace cosas muy raras.



martes, 8 de julio de 2014

¿Te imaginas? 20 cosas que no pasan pero estaría bien que sucedieran

Yo no sé en tu barrio, pero en el mío se llevaba mucho la expresión ¿Te imaginas? Y nos imaginábamos un montón de cosas. Que un jersey y un árbol eran los postes de una portería, que las chapas eran futbolistas, ciclistas y pilotos de F-1 (explotación laboral que se llama), que un palo (¡Un palo!) era un bate de béisbol, que el vecino de abajo era Santillana, tú eras Rubén Cano, y el tirillas era Cruyff (el portero siempre era el gordito), y la pelota de tenis era un balón de reglamento…


Otros jugaban a ser piratas, o ladrones, y gritaban “a que no me pillas, cara de papilla” (eran un poco moñas y siempre les pillabas. ¿A quién se le ocurre decir eso?). Encontraban tesoros y los repartían con sus amigos y pensaban que eran invisibles, y la poli no podía hacer nada contra ellos. Otros lo siguen haciendo y les llamamos políticos.


Pero no voy a hablar de lo que pasaba y nos imaginábamos, sino de lo que me gustaría que pasara. De todas esas cosas que ni siquiera los políticos se atreven a prometer en campaña electoral. Son cosas que no pasan, pero estaría bien que pasaran. Vamos con unos “te imaginas”.

martes, 1 de julio de 2014

Mi padre es policía y otros argumentos para usar en las discusiones

Ya desde pequeños, la discusión la ganaba el que tuviera un padre policía. “Pues el mío es policía y tiene pistola”. Se acabó lo que se daba. No había más que hablar. Ni que el tuyo fuera bombero y tuviera una manguera de impresión, ni piloto de aviones, ni presidente de la Comunidad de Vecinos. Nada impresionaba más.

Eso era en España y no creo que funcione ahora... En Estados Unidos dices que tu padre tiene pistola y el otro te dice que el suyo dos metralletas, un rifle de asalto, dos tanques y la colección entera de cuchillos japoneses que anuncian a las tantas de la madrugada (de esos que parten un edificio por la mitad…). Todo les parece poco para protegerse.


De mayores  no es que cambie mucho el tema. Los argumentos en las discusiones son muy parecidos e incluso peores. Te voy a dar algunos ejemplos, y luego decidimos quién gana.

martes, 24 de junio de 2014

El resumen resumido de la Historia Mundial

Estaba yo el otro día (os prometo que no voy a contaros un monólogo de El Club de la Comedia) viendo en la tele como el Príncipe Felipe se convertía en Rey. En un pispás, era Felipe VI. Sin ponerle la corona, ni tener que sacar una espada de una piedra, ni que le besara un sapo, ni nadie gritando El Rey ha muerto, Viva el Rey (es raro, pero pasa). Y de pronto pensé en la gente que, en unos años, tenga que aprenderse cosas como ésta para los exámenes de historia. Felipe VI, hijo de Juan Carlos Primero y Doña Sofía Después. Casado con la Reina Letizia Ortiz de Asturias y RTVE. Padre la Princesa Leonor (tiene nombre de detergente) y de la Infanta Sofía. Tío de Froilán de Todos los Santos… Ríete tú de Juego de Tronos y sus líos.


La de  fechas, nombres, batallas, listas de reyes (¿listas y reyes en la misma frase?) que había que estudiar. Cuantas cosas pasaron antaño en el Mundo Mundial (¿la gente de antaño también diría antaño?). Y no se conformaban con preguntarte lo que había pasado en tu pueblo y alrededores. Había que estudiar cosas que pasaron muy lejos (hasta en sitios que no existen como el Congo y Sebastopol… ¿o sí?)


¿Y si nos hicieran un examen de historia ahora? De algunas cosas me acuerdo, pero de otras… Vamos a repasar un poco a ver. Pero sin hacer trampas ni mirar en “la interné”, ni la enciclopedia, sin Wikipedia, ni logopedia, ni nada. Sin chuletas ni nada.  Con ustedes los 14 momentazos de la historia.



martes, 17 de junio de 2014

¿Esto era el futuro? Pues no es lo que yo esperaba

Toda la vida esperando a que llegue el futuro. ¿Qué nos deparará? ¿Qué nos traerá? Pues ya lo veis. Más de lo mismo. Sigue habiendo atascos, nos ponemos enfermos, somos más viejos… Y lo único que viene del futuro es gente para traernos cosas que lavan más blanco o cambiar el pasado.


Igual soy yo que tenía muchas expectativas, pero en la publicidad y en las películas las cosas eran distintas. Todos nuestros problemas se habrían solucionado, viviríamos en la luna (algunos sí que lo han conseguido y allí siguen) o vendrían extreterrestres a cantar canciones sobre Superchufitrocos y mocafrutimelos (a las pruebas me remito).



Lo mejor es ver al abuelo intentando bailar y decir sin equivocarse lo de Super-tocármelos (o algo así J)

Y es que el futuro que yo me imaginaba no era así. Yo creía que se habría avanzado en todos los campos, pero ya veo que tendremos que seguir esperando a algunas cosas como por ejemplo…

Coches voladores

Ya no es que no vuelen, es que como sigamos con las multas, cada vez van más despacio. En las películas, los coches volaban, y les decías arre y so (como a los caballos de los “westerns”) y sabían ellos solos donde ir. Algo se ha avanzado, y te dicen por dónde hay que ir, pero tienes que hacer la mayor parte del trabajo. Otros van solos (Google, mira que te curras algunas cosas, pero con el diseño del coche…). Y no vuelan… ni un poquito, y sigue habiendo atascos, y hay que buscar aparcamiento… y aparcar...


Supositorios e inyecciones

En las pelis de ciencia ficción te pones malo y no ves a nadie poniendo supositorios para curarse. Se toman una pastilla con supervitaminas y minerales y ácido pirolítico (¿o eso es para otra cosa?) y se curan. Da igual que les hayan mordido un alien o hayan dormido destapados. Se curan y no les ves quejarse ni nada. Y aunque vamos avanzando, hay cosas que siguen igual. Hay que sonarse los mocos y sufrir las hemorroides en silencio.


¿Y los marcianos?

Ya sabemos que no hay vida inteligente en la Tierra. Quiero decir, en Marte. (¿En qué estaría yo pensando?), pero ¿Y en la galaxia o en el Espacio Exterior? ¿No hay nadie en la Vía Lactea o en la Vía Michelín? (otra vez se me va la cabeza a otras cosas). A estas alturas ya teníamos que estar invadidos por los alienígenas, pero nada, nos siguen gobernando los mismos de siempre. ¿Y si el coleta de Podemos fuera un extraterrestre? (No os quejéis que le han llamado cosas peores).

Aquí tenemos a Pablo Iglesias recogiendo lo que quiera que lleve en la mano .-)

Apartamento con vistas

Todos esperábamos a estas alturas, ver anuncios como éste:

50 metros (en la luna no se dice cuadrados) agua Fontvella, Oxígeno de primera calidad y electricidad incluida. Antena colectiva. Vistas increíbles. Ideal para pareja de astronautas. Calefacción e Internet aparte. A 500 metros de la Estación (espacial) y sin desperfectos de gravedad.

Ufff. El chiste de la gravedad aún necesita unos retoques. Pero no, no hay apartamentos en la luna, aunque mandaríamos a más de uno. Sin casco ni nada.



ALCE (Aerolíneas Celestes de España)

Fuimos (alguno dirá que ni siquiera eso) un rato a la luna y ya. Es como el que va a Albacete (con todo el respeto a los que van a Albacete), que no repiten. ¿Pues no nos habían prometido que viajaríamos al espacio exterior? Por cierto, otra pregunta. El espacio exterior es el que vemos si miramos hacia arriba, pero ¿Alguien sabe dónde queda el espacio interior? (y no me digáis que de eso se ocupan los decoradores).


Seguimos sin teletransportarnos

Nada, que no lo conseguimos. Seguimos yendo en coche, en tren, en avión, pero lo de la teletransportación no lo tenemos trabajado. Con lo chulo que tiene que ser estar por ejemplo en Australia y en 5 minutos llegar a España… Realmente si estás en Australia. ¿Para qué cojones querrías volver a España? Los que sí han conseguido lo del teletransporte son algunos artistas en Navidad. Ves a los mismos en todas las cadenas de televisión. Raphael, Miguel Bosé, Bisbal… A la 1 en TVE, 5 minutos más tarde en Antena 3… No me hagáis caso, pero para mí que son señores “disfrazaos”.


¿“Semos” inmortales?

Pues tampoco. Ni siquiera Jordi Hurtado. Vivimos más años, pero no sé yo si compensa. Se nos está poniendo a todos la misma cara de señora mayor. Mira Paul McCartney o Richard Gere. Mick Jagger ya era igual de feo antes. Camilo Sesto es otro ejemplo. Parece la hermana mayor de Sofía Loren.



¿Y para adelgazar tengo que seguir pasando hambre?

En el futuro habrá unas pastillas que reduzcan la grasa. Vamos, como el Fairy pero con las personas. Ya te puedes comer la paella de Villarriba y el Cocido de Villabajo que no engordas. ¡Los cojones no te engordan! Ni cambiará el metabolismo. Si te pones ciega a chocolate y patatas fritas (aunque sean Buzz Light Year), no hay otra que sudar la gota, gorda (la coma está ahí a propósito).



¿Nos libraremos de los programas de cocina?

Parece ser que no. Seguiremos con las Pesadillas del Chef y Master Chicote y toda la plaga de gente salteando huevos en la tele. Nos dijeron que en el futuro habría pastillas con sabor a cualquier cosa que se nos ocurriera. Como Avecrem, pero con más variedad. Y no engordarían… Pero ya hemos hablado de eso.


Qué curren los robots

Pues Robots haberlos, haylos. Pero te toca currar de todas maneras. ¡Qué invento la Termomix! ¡Más Roomba y menos trabajar! Pues resulta que la Termomix no te evita que tengas que seguir limpiando la casa y la puta Roomba sigue sin saber hacer huevos fritos. ¿O es al revés? Me habéis entendido ¿no?



Qué sí, que la mayoría de la gente vive mucho mejor (preguntad a los políticos), pero no sé, yo esperaba otra cosa. Algo así. 

Hasta el próximo programa, amiguitos