miércoles, 4 de diciembre de 2013

Restaurantes y Navidad (III y vale ya ¿no?)

Bueno, pues ya estamos en diciembre. Ya no me diréis que es demasiado pronto para celebrar la Navidad y que aún hay tiempo para elegir el sitio para cenar. De hecho, te has quedado sin sitio por huevón… o porque no hay un duro… que también es probable. 



Como os decía en el post anterior, en este tercer capítulo os voy a hablar de la moda de los restaurantes de diferentes lugares del mundo.

No hay ciudad que no tenga restaurantes japoneses, mexicanos, turcos y hasta escoceses. ¿Quién no conoce la comida étnica de McDonald’s? ¿Pero restaurante de Murcia o cocina típica extremeña? No, no me vale que se llame El Extremeño o Cartagenera Morena. Nos queda mucho por hacer en este tema.

Dejando un lado los chinos de los que ya hablamos en el primer capítulo, vamos a hacer un repaso por “Españoles por España comiendo en restaurantes de todo el mundo”.

Africanos

Poca chicha podemos sacar de aquí, a no ser que nos quedemos en la parte de arriba. Comida marroquí, de Túnez, Egipto.. pero no hay demasiada oferta. Quizá lo más famoso sean las "Gambias" a la plancha (ni Marianico el Corto hace mejores chistes), y el Cuscús, trás trás (prometo que el resto sólo puede mejorar J)... 


América

Aquí sí que hay para todos los gustos. Dejando a un lado los Canadienses, (que esos señores no comen), están los mexicanos, estadounidenses, la comida caribeña, Centro América y luego casi todos los países de Sudamérica. Los de Paraguay, Uruguay y Bolivia seguro que tienen comidas “muy riquísimas” pero deben ser un poco tímidos. 

Los más listos son, como siempre, los estadounidenses. Ellos se llaman americanos como si los demás fueran de Mozambique (que alguno habrá)… Y no sólo les quitan el nombre, sino que roban la comida a los demás (así están de gordos). Las hamburguesas, las pizzas, los “jot-dós”. Todo de allí… ¡Por los cojones! Y los mejores siempre se hacen en Nueva York, en el puesto de Willy de la calle 25 con la 33, y me llevo 2. Lo peor es que también están en todas partes.


¿Y los mexicanos? ¡Qué rico está todo! La cubana (la comida), la carne de Argentina, un buen brasileño (me refiero al restaurante), colombiana, peruana… Hummmm (seguimos hablando de gastronomía). Pero como en todo, también hay fusión. Que básicamente está en “arrejuntarlo” todo. Se han llegado a ver restaurantes hispano-peruanos con toques asiáticos… ¿¿¿¿Por qué????

Asiáticos

Los japoneses, que vosotros diréis que no es cocina porque lo hacen todo crudo, fueron de los pioneros en salir al extranjero, junto con los indios y pakistaníes (pero esos vendían otras cosas). También llegaron los tailandeses, coreanos del Sur (los del Norte no están para dar muchos paseos por el extranjero), vietnamitas y todos esos señores achaparraos y con cierto color como de estar enfermos. A los de Camboya les da un poco de vergüenza venir por el tema de la rima.

Sigue habiendo restaurantes de este tipo, pero ya ha empezado la fusión. Es como un equipo de fútbol en el que se han juntado todos y los llaman orientales o asiáticos. Puedes tener un rollito vietnamita (algo bajitas para mi gusto), seguido de sushi (¡Qué bien lo pronuncia Rajoy), un Pad Thai (parece un palo de golf, pero son fideos hechos de arroz) y de postre un helado de mango (no pidáis más información por las posibles sorpresas).


La cosa está en decorar la sala con algo rojo, y meter cosas asiáticas. Un par de guerreros de Sin Chan (¿o no se escribe así?), algún Buda, una pecera enorme, el gato moviendo la patita, farolillos, un dragón y bambú por doquier (que creo que quiere decir por todas partes). Luego pones arroz con cosas, y a servir menús orientales.


Pero es que hay más, ahora se ponen de moda los Nepalíes. Vamos con el festival del humor. Ya me contaréis que se come allí. ¿Muslos de Yeti? ¿Ancas de Sherpa? Y todo a comerlo con los palillos. Ya está jodido coger el arroz que no se mueve, como para enganchar al Sherpa subiendo por la montaña.  


Europa

Aquí los italianos han sido más listos que el hambre. No hay lugar en el mundo en el que no haya doscientos millones de restaurantes italianos. Y todos iguales, pero es que no hay nadie al que no le guste la pasta (no tienes más que ver a los políticos).


Sí, los franceses pueden decir que son los creadores de la nueva cocina, pero se les está quedando algo vieja, y no les hemos cogido demasiado cariño. Los británicos, lo intentan, pero la cocina no es lo suyo, ni el fútbol... y lo inventaron ellos. 

Los alemanes tienen las típicas salchichas grandes (a ver, que ya somos mayorcitos para que se os escape la sonrisa con los chistes de colas y culos) y las cervezas de 3 litros. Y los suecos, el Ikea. Al menos no te tienes que hacer tú la comida. Realmente no hay demasiados restaurantes de países europeos. A los rusos se les ve comer, y beber… más que los peces en el río, pero no abren restaurantes por aquí.


Los alemanes tan ordenados siempre, hasta para la comida

Oceanía

¿Quién no ha probado el canguro? ¿O el Koala?  Para mi gusto, sabe demasiado a caramelo de menta… Ya hablando en serio. Les pilla un poco retirado como para montar restaurantes a los neozelandeses o australianos. Ya sé que hay más países por allí, pero como hay que ir terminando me voy a los facilitos.

Españoles por el mundo

Pues sí, hay restaurantes españoles por el mundo. Tapas everywhere (que quiere decir por doquier… que quiere decir que hay un huevo). Los guiris creen que estamos todo el día en el bar comiendo bravas, chorizo y bebiendo vino… Igual algo de razón tienen. Lo que sí tenemos que dejarles claro que “Havana” y España están algo retirados… y que los cubanos y las tapas no están muy cerca tampoco.  


En lo de la sangría y la paella, aún no lo tienen demasiado claro. También te jode que te corrijan cuando les pides un plato en español. O sea, que lo escribes en castellano, lees tortilla de patatas y te dicen que "Ahh.. ok, tourtila". ¡Vete a la mierda! O sea, ¿que tú eres del mismo “Sauzanton” y me corriges cómo decir una palabra en castellano? Si el que lo he dicho bien he sido yo. Eso me pasa por comer tortilla donde no debo.

No diréis que no os he dado alternativas. 3 post seguidos para que decidáis dónde comer. Ahora ya sólo os queda hacer la elección a vosotros. ¡Buen provecho!

2 comentarios:

  1. A ver, Javier, ¿cómo te digo yo ahora, después de leer tus tres preciosas y tan exhaustivamente investigadas páginas de restaurantes de comida de todo tipo y condición, que yo me quedo con la cocina de autor, pero de autor Manuel, que es mi chico?
    Pues eso... Que donde esté una paella de mi cónyuge...
    Pero muchos más besotes por el inmenso trabajo que has hecho. Espero que tanta comida no te haya hecho engordar...
    Isabel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Isabel. Tengo que hacer la investigación de esa paella ;)

      Besos

      Javier

      Eliminar

¡Gracias por leer el blog y dejarme un comentario!