miércoles, 24 de octubre de 2012

Pues parece que “refregca”



Aparte de una frase para entablar conversación en el ascensor, el frescor significa que ya hemos llegado a ese fatídico (mola esta palabra) momento en el que las mujeres hacen el cambio de armario.  Para los que no estéis familiarizados con esta época del año, tenéis mucha suerte.   Pasamos a la explicación.

El cambio de armario no es que vayas a ver a los amigos suecos, compres unas cuantas tablas y una llave Allen y te pongas a hacer el susodicho (palabra casi tan fea como exquisita o ambrosía), armario.  Por supuesto, un hombre de verdad lo hará sin necesidad del manual de instrucciones.  Tampoco significa que tengas que mover el jodío armario. Se trata de cambiar lo que hay dentro del armario (que os lo tengo que contar todo).  Cuando parece que “refregca” (se nota que soy de “Madrí”) llega ese momento.  Se guarda la ropa de verano en el trastero, en cajas, en otro armario (al que le sobren)… Advertencia, esto del cambio es aplicable únicamente a las mujeres.  Para nosotros es básicamente poner la rebequita o los “jerseyses” más a la vista y mirar si nos vale el abrigo del año pasado.

En el caso de las mujeres, esto es un trabajo en sí mismo. La frase “Habría que hacer el cambio de armarios” supone que te toca A TI hacer el cambio (como bajar la basura, comprar el periódico y el pan).  A ti, que sólo tienes que echar un ojo para saber dónde está el jersey, te toca mover “cienes y cienes” de tops, camisetas, shorts y guardarlos para el verano que viene, donde puedas, claro está.  Luego hay que sacar esos pantalones de otoño-invierno, las faldas largas, las chaquetitas, los zapatos de invierno, las botas, los bolsos de entretiempo (si, amigos, hay bolsos para diferentes épocas del año.  Por eso una mujer como Dios manda, necesita una media de 3000 bolsos y nunca son suficientes). Por supuesto que esto es una generalización y no siempre es así.  Cuenta una vieja leyendo ebria, digo… vieja leyenda hebrea  (homenaje a Les Luthiers - cuando digo homenaje es que se lo he copiado a ellos), que una mujer sólo tenía 30 bolsos.

Para los tíos no hay más cambios. El pantalón vaquero (otros le llamaréis tejanos o “jins”, pero a mí me suena como el gato de los “marditos” roedores), es el mismo que te has puesto para el verano.  A la camisa, le “desarremangas” las susodichas mangas. El polo de manga corta, también vale, el jersey va encima (o por los hombros si prefieres. Pero que sepas que queda muy malamente y te hace parecer el hermano pequeño de Aznar), y a correr.

El otoño sucks (que en inglés, es lo contrario de cool). No lo puedo evitar, es una de las épocas más tristes del año. No sólo supone que tu “txurri” ya no se pondrá de corto, sino que el resto de la humanidad tampoco.  Que los tíos vayan tapados, está bien (nos evitamos esos modelos de señor con las canillas al aire y las bermudas de colores violeta y amarillo piolín).  Pero ¿las señoras tapadas? Y es que las mujeres, mira que están bien acabadas y suelen salir bastante buenas, pero tienen un defecto de fábrica.  El termostato lo tenéis jodido.

Me explico, no puede ser que a 20 grados centígrados (si lo quieres en grados Fahrenheit o en Julios por Metro cuadrado, le preguntas al señor Goo o al señor Gle que uno de los dos seguro que te contestan en un periquete. ¡Qué bonita es la palabra periquete!) tengáis frío.  Al menos las españolas.  Las guiris también tienen el termostato estropeado… o llevan anticongelante. No puede ser que a 5 bajo cero salgan de fiesta con un camisón.



Volvemos a generalizar.  Estás en casa a 22 grados, el hombre está en camiseta y la mujer tan sexi, con la bata, la manta (o la batamanta) y llegado un punto te dice.  “¿Tú no tienes frío?”  Deberíamos poner la calefacción”.  Y lo siguiente que recuerdas es despertarte del desmayo porque estás a 30 grados y sudando como un pollo, mientras ella sigue acurrucada y enrollada en la manta.  Nos saldría más barato arreglar el termostato interno femenino que pagar la factura del gas.

Llega un día, en que sale el sol, y tú que eres hombre precavido, te quitas el jersey y llevas el polo de manga corta debajo, o te quedas en mangas de camisa (que expresión tan feérrima).  Pero ahí la tienes a ella, aguantando como una campeona con el jersey de cuello vuelto y sin protestar, porque las camisas de manga corta están todas guardadas… Es como una pequeña venganza.

Pero de nuevo vuelve el fresquito.  Hay un momento del día en el que abres la ventana para que salgan unos cuantos grados de los 30 que tienes en el salón.  En menos de 5 milisegundos llega la siguiente frase: “Deberíamos cerrar la ventana un poquito”. En este caso ¿Qué entendéis?:
a-      ¿Que la cierres 5 minutos?
b-      ¿Qué no la vuelvas a abrir?
c-       ¿Qué la dejes entreabierta?
d-      ¿Ninguna de las anteriores?

Voy a utilizar el comodín de la llamada. Yo he llegado a llamar por teléfono a Iker de Cuarto Milenio para que me resuelva el misterio.

A ver si Apple inventa el iTemperature o venden en el Play Market el “Android Termosteitor” y nos soluciona el problema.  Bueno chavales, vamos a abrigarnos un poquito que parece que refresca. Nos ponemos la batamanta, un ratito de tele, cigarrito y a la cama.

miércoles, 17 de octubre de 2012

Las apariencias… mecagüen las apariencias



No suelo ver demasiado la tele, aunque lo primero que hago al llegar a casa es encenderla, pero verla… más bien, la miro, como dicen en Cataluña pero no suelo ver los programas de las cadenas generalistas.

Tampoco con esto quiero parecer un snob (básicamente quiere decir soplapollas o dick blower)  y decir que la tele es mala (que lo es, pero la culpa es nuestra por verla).  De los que ven los documentales de la 2 conozco muy pocos, y los que miden las audiencias aún menos.  A lo que voy que siempre me lío.

Hay un programa en Cuatro (cadena de televisión… hay gente que lee el blog de fuera de España y hay que ponerles en contexto) que se llama Lo sabe, no lo sabe.  Es un concurso que consiste en que un presentador (muy salao y colaborador de El Mundo Today), elige al azar en la calle a concursantes para formularles preguntas. Estos participantes no pueden responder sino que tienen que buscar a gente que acierte o que falle las respuestas.  Acertar las preguntas sería muy jodío. 

Aquí os dejo un vídeo



Pues bien, a lo que quiero llegar es que en ocasiones tienen que buscar a gente que NO sepa la respuesta, y otras veces a gente que SÍ la sepa.  Aquí es donde entra el título del post.  Las apariencias… 

Lógicamente no puedes saber, sin conocer a las personas, si van a acertar la respuesta, algunas muy fáciles, o si las van a fallar, pero los concursantes se basan en la apariencia física.  En muchas ocasiones, las apariencias engañan, y mucho.  ¿Como un chaval con cresta y mal vestido va a acertar el nombre del objeto que se utiliza en las carreras de relevos?…. Pues el chaval era estudiante de telecomunicaciones y acertó la respuesta, haciendo perder al concursante.  ¿Cómo va a acertar un viejecito con pinta de apocado el nombre de la mujer de Pedro Picapiedra?  Pues el viejecito resulta ser profesor de Derecho en la Universidad, y resulta que tenía televisión.

Los concursantes casi siempre se equivocan al elegir quién no acertará la respuesta. Un señor trajeado y con pinta de ejecutivo puede ser un patán con traje de Armani… Ahí está el caso de todos los políticos. Les haces cualquier pregunta, responden lo que les de la gana… y casi siempre se equivocan.  Un melenudo con camiseta de los “Yurop” puede ser mucho más culto y tener más conocimientos que una señora de clase alta que lo más que estudia es la forma de sacarle pasta al marido (o al revés, que os la cogéis con papel de fumar).

Hay otro programa que acaba de empezar en la MTV en la que los concursantes no engañan. Son lo que parecen, “Chonis” ellas y “Biceps Berzas” ellos.  Lo único que hacen es salir de fiesta y decir frases tales como:

Modelo ella: “Jodé tía, el “Yoni” me pone mogollón y no sé, ¿sabes? Creo que, yo que sé, que no sé tía, que estoy empezando, como un poco, a enamorarme. 

Módelo él: “Es que, no sé si me entiendes ¿Sabes lo que te digo? Pero me entiendes ¿no?

Te dan ganas de decirles, no, no sé lo que me dices, por que no has dicho nada.  Ella al menos ha avisado que el “Yoni”, le pone “tócachonda”.  Sólo falta el Seat León Amarillo (sí tengo fijación con los del Seat León) para que os hagáis una idea de los “prendas” que salen… Y tenéis razón, la culpa es mía por verlo… Pero era para un análisis sociológico y me estaba documentando para el post, que luego decís que no me los preparo. 


Otros personajes, como el marido de Alaska, seguro que engaña. No creo que sea tan bobo como parece. La boba es ella por estar con semejante individuo, pero ¿él?  Bueno, que estar con Alaska tampoco es que sea un chollazo… el espantajo de los melones.

La ropa y las pintas que llevas te marcan. No sólo para que te elija un concursante en la tele, sino para buscar un curro, para entrar en un garito y para que las abuelas no se crucen de acera cuando te vean… Ahora voy a actuar como viejuno que soy y dar unas recomendaciones sobre las pintas de algunos.

Seguidores de Cristiano Ronaldo 
Podéis llevar pendiente de brillantes, camisetas pegadas, corte de pelo “modelno”, cinturones enormes de KE (Carolina Herrera versión mercadillo), pero no tenéis la pasta que tiene él. Sólo sois canis y la “Yessi”, prefiere montarse en un Maserati que en el Opel Astra “tuneao”.

Pantalón “cagao”
Si vives en el Bronx, puede llegar a molar, pero ser de Fuenla y que se te vean los gayumbos del Carrefour, no es muy fashion que se diga.

Minifaldas de la Yessi. 
Puedes decir lo que quieras, pero si tienes que hacer un curso de Yoga para que, cada vez que te sientas, no se te vean las bragas, no eres cool… Mejor no lleves bragas, y así no te las ve nadie. Cuanto daño ha hecho Tele 5, Chonis sin fronteras.

Góticos
Ir con cara de pena, más pintada que una puerta, medias de rejilla, uñas pintadas de negro…. ¡Gótica es la Catedral de Burgos! ¡Tú eres una gorda vestida de negro!

Gafapastas
Para ti también hay… si tú, el que te crees guay y por encima del bien y del mal.  Esas gafas las llevaba mi abuelo hace tiempo y no te hace más atractivo.  Eres el gafas de toda la vida, pero con un iPhone y cantando guachi guachi pensando que cantas en inglés.

Después de haber pegado un repaso a algunas de las tribus urbanas, y esperando que aún me quede algún amigo, que no os llaméis ni Yessi, Yoni, seas gótica, no tengáis ningún parentesco con Alaska ni con el sinvergüenza de su marido...ya sabéis, no os fiéis de las apariencias... que, mecagüen las apariencias.

martes, 9 de octubre de 2012

Rivales y sin embargo enemigos



Estamos acostumbrados a que cada vez que se juega el clásico (para el que no le guste el fútbol, es cualquiera de los partidos en los que se enfrente el Barça y el Real Madrid, o el Real Madrid y el Barça, que hay muchas suspicacias), tengamos horas y días de televisión y radio, miles de artículos sobre los jugadores, las tácticas a utilizar, las declaraciones de los entrenadores, de los presidentes, de las abuelas de los masajistas, y de los peluqeros de las estrellas (¡lo prometo!)…Y todo ello antes y después del partido.  

Hasta aquí, todo más o menos normal, o no.  Pero es lo que hay y estoy convencido que si es así, es porque hay un público que lo pide.  Siempre puedes apagar la tele o poner canales en los que no hay más pelotas que las de Clint Eastwood, o de cualquier película en la que salgan tíos duros.  Vemos a aficionados de cualquiera de los dos equipos berreando y peleando con la afición rival. Ojo, hablo del Madrid y el Barça porque son los equipos con más seguidores y acaban de jugar entre ellos.  De esto no se libra nadie, los hay de todos los colores y sabores. También los hay en el Atleti, Levante, Salamanca…. Incluso se justifica la violencia porque un entrenador haya dicho tal o cual cosa, o por que un jugador haya realizado una entrada violenta o simplemente porque de eso se trata la rivalidad.

¿Te imaginas que esto pasara en otros asuntos?  Vamos a poner algunos ejemplos que podrían darse en otros campos.   Estas serían las noticias. 

IT
Ultras violentos dan una brutal paliza a un grupo de fans de iPhone.  “Iban provocando con su mierda de teléfono. Ese que rima con por el culo Telecinco”, declaró JLG del Frente Android. “Además llevaban todos gafas de pasta y camisetas de Steve Jobs”.  “Que vayan como quieran pero que no lo hagan por la calle” declaró el líder de los radicales. 

Música
Seguidores de Wagner y Beethoven se citan por Internet para organizar una batalla campal.  “Wagner cabrón, saluda al campeón” y “Vete al teatro, Beethoven, vete al teatro” o “Eres el Justin Bieber de la música clásica” fueron algunas de los cánticos que se escucharon antes de las peleas.
También se han visto momentos de tensión en Albacete donde coincidieron Bustamante y Bisbal. “¿A quién se le ocurre juntar a estos dos cantantes con el peligro de grupos violentos?  Es como juntar a seguidores de Parchís y Enrique Ana.  Una temeridad”, declaró el Defensor del Buen Gusto.

Cine
En el pasado festival de Sundance se registraron altercados entre fans de Robert de Niro y Al Pacino en la presentación de la película Dos mafiosos amorosos.  Seguidores de Penélope Cruz y Maribel Verdú se enzarzan en un cruce de descalificaciones en el pasado Festival de San Sebastián. “Es normal que haya actos violentos” apuntó el portavoz de Cine de Barrio. “¿En qué cabeza cabe juntar a estas dos actrices en el mismo evento?  Lo extraño es que no hubiera más heridos”. 


Deporte
“Cruce de descalificaciones en la carrera popular de Argamasilla de Alba entre “Adideros” y Nikistas”.  “¿Estamos locos o qué, mezclando a estas bandas en algo que debería ser la fiesta del deporte” explicó el portavoz de la plataforma “¿Deporte de quién?".

Ocio
Fumadores de Fortuna y Marlboro protagonizan una pelea en la terraza del Bar Manolo.  “Le pedí un cigarro a una joven y no se le ocurre otra cosa que darme un Marlboro Light…. A mí que no fumo otra cosa que Fortuna mentolado… Tenía ganas de liarla y se notaba que quería guerra. Así que no me quedó más remedio que empezar la pelea”, declaró el agresor. 

Playa vs Montaña
Benidorm, 12 de la mañana.  Montañeros ataviados con sus mochilas, la tortilla y el jamón provocan a los veraneantes de la playa con gritos de “Vosotros bañistas, sois los terroristas”, a lo que los playeros respondieron “Illa, illa illa, me chupas la sombrilla”. Los antidisturbios no tardaron en hacer acto de presencia para calmar los ánimos y de paso dar unos cuantos porrazos.  “Ya que estábamos allí, aprovechamos el viaje”, declaró el portavoz de la plataforma “Hostias sin fronteras”.  

Centros comerciales
Compradores habituales de Mercadona se manifestaron en la puerta de El Corte Inglés de Preciados con pancartas tales como “Ese Corte Inglés, que hijoputa es” o “Tu sigue comprando, te siguen engañando”.  En vista de las provocaciones, los seguidores de El Corte Inglés organizaron un acto al día siguiente y portaron pancartas con los siguientes lemas: “Mercadona, pobres y meonas” o “Hacendado, yonkis y gitanos”.

Gourmets
El pasado sábado en la fiesta de la tapa rancia de Colmenar de la Colmena se registraron incidentes entre los amantes de la tortilla con cebolla frente a los que detestan la planta herbácea (venga ni disimuléis, que sé que habéis preguntado a Don Google para ver qué cojones es una cebolla).  “Los de la cebolla, me tocas lo que rima”. El enfado de los “cebollinos” fue monumental y tuvieron que intervenir los cuerpos de Seguridad y fuerzas… estooooo… las fuerzas de los cuerpos de seguridad… la policía, ¡coño ya!

Menos mal que esto es sólo una broma… o no… Al menos en política y religión no pasan estas cosas… ¡oh wait!

miércoles, 3 de octubre de 2012

Teoría de la relatividad



No os asustéis, no tengo ninguna intención de explicar o de hablar de la Teoría de la Relatividad de Einstein. Para escribir sobre ella, primero tendría que entenderla y saber de qué va (todo lo contrario que los tertulianos de la tele o la radio).  De Einstein solo sé que es como el Ché, poca gente sabe quién fue, pero mola poner una foto suya en camisetas y posters.

Aquí voy a dejar la definición de Einstein como lo haría cualquier Miss en un concurso de belleza, pero sin poner morritos y sin bikini (eso que ganáis). “Einstein era un señor muy mayor y muy listo, que nació en… en… bueno, que nació, y luego se hizo famoso con una teoría sobre la velocidad a la que se encendía la luz.  Tenía el pelo y el bigote blancos y era poco amigo de los peluqueros.



Si no voy a hablar de Einstein ni de la fórmula E=m c2  ¿Por qué se titula así el post?  Pues porque que voy a explicar otra Teoría de la Relatividad. La de que todo es relativo y todo depende (como las canciones de Jarabe de Palo, que según quien las escuche puede odiarlas o aborrecerlas). Vamos a poner varios ejemplos sobre el caso que nos ocupa (parece que voy a poner algo serio y al final como siempre, van a ser “tontás”).

El tiempo
Aquí no es como en los telediarios que el tiempo va al final. Y además, no hablaré sobre metereo… meteoro… montorología (¿la ciencia que estudia lo que dice el Ministro de Hacienda?) bueno del otro, del que miden los “cronogramas”.  Y vosotros os preguntaréis (y si no, ya me lo pregunto yo) ¿Cómo es posible que el tiempo sea relativo si es algo medible?  Una hora siempre es una hora, dura 60 minutos y punto redondo. ¡Pues no señor! ¿Es lo mismo una hora con tus amigos tomando unas cañas o el mismo tiempo en un taxi atascado en el centro de Madrid con Radiolé a tope? No es lo mismo te repito el trato que... te retrato el pito.

El espacio

¿Os habéis dado cuenta que las grandes extensiones se miden en campos de fútbol?  Noticia sobre incendios: La superficie afectada es de 10.000 hectáreas, el equivalente a 10.000 campos de fútbol.  Noticia sobre las últimas lluvias: Han caído 10 litros por metro cuadrado, lo que sería si tiraras un cubo de 10 litros en un campo de fútbol de 100 centímetros cuadrados. La pregunta es ¿De qué campo de fútbol estamos hablando?  No es lo mismo el Polideportivo Municipal de Villarriba que el Camp Nou (amigos del Real Madrid, no “enfadarse” por no nombrar el Bernabéu, es que en el del Barça cabe más gente). Además una hectárea son 100 x 100 metros, ni el campo de Oliver y Benji es tan ancho. ¿Véis como se va afianzando la teoría de la Relatividad?

La energía
Ni se crea ni se destruye, se transforma. Y hasta aquí mis conocimientos de física.  Hay tablas en las que te cuentan el gasto calórico de algunas actividades cotidianas. Por ejemplo, conducir 30 minutos serían 60 calorías, estar de pie 20 minutos (35 calorías), hacer el amor durante 30 minutos son 125 calorías (¿Hay gente que aguanta tanto?) y dormir durante 8 horas serían 450 calorías. Correr durante una hora a buen ritmo sería alrededor de 900 calorías. 

Hagamos cuentas. Vas a un garito al centro de Madrid, te chupas una hora de atasco (120 calorías), te pasas de pie 3 horas hasta que te decides entrar a la churri de turno (serían 315 calorías), si tienes suerte y pillas (cuando dicen lo de hacer el amor, no es llamarse cari o gordi ¿no?) pues otras 50 calorías (porque a esas alturas no aguantas media hora dándole ni de coña) y luego dormir 8 horas, hacen un total de  835 calorías, sin contar lo que has bebido que habría que restar a las calorías perdidas… porque bailar no has bailado (Un hombre sobrio nunca baila).  Recordamos el gasto energético de correr a buen ritmo: 900 calorías… Mejor vete a hacer footing (no quería decir que te fueras a correr, porque os conozco) que al menos el ejercicio lo tenemos seguro y es gratis.

El peso
Un amigo siempre que le decían que estaba más gordo (¡Qué tacto tienen algunos/as!), respondía con la misma pregunta “¿Respecto a quién y cuándo?"  Sabiduría popular que se dice.  En el caso del peso la teoría sigue intacta. Un kilo de más puede que no importe demasiado, pero prueba a meter la maleta en un vuelo de Ryanair y sabrás que un kilo cuesta una pasta gansa.

Los deportes
La reglas en cada uno de los deportes son iguales independientemente quien sea el juez, árbitro, atleta o equipo ¿verdad?  Pues no, si el delantero del vídeo es de tu equipo será un penalti claro y expulsión del defensa. Si eres del equipo contrario, sin embargo, pedirías fuera de juego y la ejecución inminente.



Política
Si el partido por el que yo he votado la caga o no cumple con lo que llevaba en su programa (¿alguien se lee los programas de los partidos?), no pasa nada.  Le defenderé con uñas y dientes frente a los rojazos o los fachas (dependiendo del caso en cuestión) que no buscan más que dividir el país.  Donde no debería haber relatividad, haberla, “hayla”.

Normas de circulación
Aquí sí que hay relatividad. Vas conduciendo y los pasos de cebra sirven para acelerar y dar sustos a los peatones.  Ahora bien, bájate del coche y serás el primero es vociferar y gesticular al coche que no pare. En las rotondas la prioridad la tendrás siempre tú, los ceda el paso son para los otros y en los atascos todos los carriles son tuyos para cambiarte cuando te salga del pito y sin usar los intermitentes.

Si la relatividad llega hasta sus más altas cotas en algún campo es en el de los gustos. La música, la moda, las marcas… Incluso hay gente que compra ropa de Agatha Ruiz de la Prada y va a conciertos de  Justin Bieber… No imagino que se hagan las dos cosas a la vez, porque debería estar penado.

¿Veis como todo es relativo?